martes, 5 de febrero de 2008

Asturias: Escándalo tras escándalo de los socialistas

El Principado de Asturias está sumido en escándalos que afectan a la administración regional y estatal.

El pasado día 4 leíamos: El Tribunal de Cuentas cuestiona el sistema de contratos del Principado . Es decir, que la administración socialista del Principado de Asturias no dice los criterios valorativos en los contratos públicos, con lo que el sistema está sujeto al gran procedimiento democrático de la DEDOCRACIA. Ese procedimiento ya sabemos todos que es el procedimiento estándar de todo buen socialista. En el diario El Comercio –el segundo diario más leído de Asturias, del grupo Vocento- decían prácticamente lo mismo. Es decir, que no es una campaña del periódico de Prensa Ibérica.

Hoy nos despertamos con el titular del diario La Nueva España: Un estudio de la Sindicatura constata opacidad en las empresas y fundaciones del Principado. La Sindicatura de Cuentas está presidida por un exconcejal y exdiputado socialista nombrado a dedo para ese puesto. Vamos, que tampoco es precisamente una campaña antisocialista. Dice el artículo que la administración regional es opaca y se niega a dar informes de gastos menores a 9000 euros. Es decir, que un funcionario de una consejería hace un gasto menor a 9000 euros y sólo está sujeto al control del consejero (si es que éste se entera).
.
¿Tiene el señor José Blanco alguna responsabilidad en la administración pública estatal?. Porque leíamos el otro día en el diario La Nueva España que José Blanco media con el Gobierno para arreglar el conflicto de La Camocha. En el diario El Comercio vemos un titular fenomenal: Lo estudio y te llamo el lunes.

La Camocha se refiere a una mina privada que su dueño ha cerrado por no ser rentable. No entro a valorar esta acción ni al dueño de dicha Mina.
Blanco agilizó la tramitación del real decreto por el que de nuestros impuestos les van a pagar los sueldos a estos trabajadores. En el Comercio leemos: José Blanco garantiza que la solución para La Camocha «arranca esta semana».


¿Puede una persona ajena a la administración pública agilizar la tramitación de un real decreto? ¿Creéis que Blanco hubiera movido un dedo si no hubiera elecciones en un mes? Nosotros desde luego no podemos.
Escándalo tras escándalo, la administración de Vicente Álvarez Areces es un ejemplo claro de administración socialista: oscuridad, ocultar lo máximo posible los gastos, evitar el control de los mismos y el amiguismo.

2 comentarios:

liberalia dijo...

Pepiño ultimamente esta adquiriendo unas formas, propias del "El Padrino", que le permiten hacer lo que le venga en gana.

Caballero ZP dijo...

El partido socialista siempre empleando las mismas tácticas, el amiguismo en los empleos públicos siempre ha sido la tónica general.
Saludos