martes, 1 de enero de 2008

Aborto

El aborto, eufemísticamente denominado Interrupción Voluntaria del Embarazo, fue recogido en la Ley Orgánica 971985 de despenalización del aborto, aprobada por el primer gobierno socialista de Felipe González, que no castigaba el aborto en tres casos:

1.-Peligro para la vida de la madre.

2.-Embarazo procedente de una violación.

3.-Graves malformaciones del feto.


La sociedad española se dividió entonces, y hoy en día sigue dividida.

Los supuestos hacían que los antiabortistas se preguntaran: ¿quiénes somos nosotros para decidir que la vida de la madre es más importante que la de un bebé para decidir eliminarla? ¿hasta dónde llegan las "graves malformaciones" para poder matar a un niño?

¿En qué se diferencia una sociedad que mata a niños que van a nacer con malformaciones que la sociedad alemana de 1940 que eliminaba a los que tenían algún tipo de minusvalía? ¿Creéis que una clínica ginecológica privada donde se practican abortos va a poner muchas pegas a realizarlos a una clienta que les paga o van a encontrar la mínima "fisura" o razonamiento para practicarlo? Siquiatra que niege riesgos psíquicos a una paciente para no abortar, siquiatra a la calle y a contratar otro mejor para la causa.


Veamos algunos datos:

Hoy en día, en España aborta una mujer cada 6 segundos. Se queja todo el mundo y alertan sobre el grave envejecimiento de la población, pero cada año más de 97.000 niños no nacen en nuestro país.

En Asturias, en 2006, se practicaron según algunas fuentes 1725 abortos, en una comunidad que apenas supera el millón de habitantes.

Ocho de cada 1000 mujeres en edad fértil en España se someten a un aborto. Y eso en datos de 2003. Esos datos serán mucho más terribles hoy, que la población se ha envejecido mucho más y hay más abortos.



En los últimos meses hemos visto varios casos de clínicas abortistas ilegales. De hecho es que se considera Barcelona el paraíso del aborto en Europa. Hemos visto un caso extremo de abortos practicados a embarazadas de OCHO MESES. Una clínica muy conocida de Barcelona ha sido clausurada supuestamente por ello.


El gobierno socialista con Zapatero al frente, ha reabierto el debate tras estos hechos, pero no para perseguir con mayor dureza a estos indeseables que practican semejantes barbaries, sino para establecer una ley de plazos. Ahora entonces consideraremos que la sociedad tiene que poner un límite a lo que es permisible acabar con un niño: si a las 24 semanas, más o menos.

Curiosa esa manera de hacer política: cuando se descubre a unos presuntos delincuentes que infringen gravemente la ley (hablamos de delitos contra la vida humana, los más graves según el derecho español vigente), en vez de hablar de establecer medidas para que no vuelva a pasar, en vez de anunciar medidas para perseguir más estos delitos, lo que hace el gobierno es hablar de medidas para que muchos de los supuestos delitos que cometían éstas no lo sean.


Desde este blog estamos en contra del aborto, nos parece que un feto es un niño, y que si hasta los simios tienen derechos, ¿por qué no tiene un niño que está en el vientre de una madre el principal derecho que es la vida?. Todos hemos conocido niños con graves malformaciones. Los niños con síndrome de down, por ejemplo, son niños por lo general muy felices y cariñosos. ¿Quiénes somos nosotros para decidir que no deben vivir?.

Quizás haya un caso extremo que remueva conciencias y que sea de especial sensibilidad a la hora de conmover a alguien para convencerle de que el aborto en ese caso es necesario, pero la verdad es que la mayor parte de los abortos que se practican en España son por embarazos de adolescentes que no han usado los anticonceptivos necesarios y deciden abortar gracias a su poco cerebro. Eso es un crímen.

Para los abortistas que puedan estar leyendo este humilde blog, recordarles que en España cada año hay miles de familias que solicitan un hijo en adopción.

1 comentario:

creditos dijo...

Un grupo de feministas se inculpa ante el juez de haber abortado fuera de la Ley

Quince mujeres de la asociación feminista 'Alecrín' han entregado al juez de guardia de Vigo un escrito en el que se inculpan por haber abortado fuera de los supuestos que permite la Ley. Con este gesto pretenden solidarizarse con las 27 mujeres que han sido llamadas a declarar.

En cualquier estado de derecho, estas mujeres serían juzgadas y condenadas, ya que han confesado su crimen.

En España esto se convertirá en una mera anécdota sin consecuencias legales.